Cómo hacer crema de calabacín

Recetas de crema de calabacín deliciosas

Crema de calabacín y verduras

Crema de calabacín y verduras

Una deliciosa y reconfortante crema perfecta para este tiempo. Se hace sólo en 30 minutos, de principio a fin. Y está cargada con un montón de ingredientes nutritivos, como judías verdes, cebolla, ajo, apio, zanahorias, calabacines, patatas y guisantes verdes. Todas las verduras cocidas hacen de esta crema de calabacín y verduras una exquisitez.

Espero que probéis esta receta. Estoy seguro que os va a encantar y se convertirá en uno de vuestros platos favoritos.

Esta crema de calabacín y una mezcla de verduras es saludable, deliciosa y muy reconfortante. Y está lista en 30 minutos.

Ingredientes para 6 personas

  • 10 vainas de judías verdes, troceadas
  • 1 cebolla, pelada y picada
  • 4 dientes de ajo grandes, picados
  • 1 tallo de apio
  • 1 zanahoria, pelada y en rodajas
  • 1 patata mediana, pelada y en cubos
  • 2 calabacines, pelados y cortados en cubitos
  • 1 taza de guisantes verdes
  • 750 ml de agua
  • 500 ml de leche de almendras o caldo de pollo
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • 1 cucharadita de orégano molido
  • 2 cucharadas de queso fresco, opcional
  • 1 puñado de eneldo fresco

Modo de elaboración:

Empezamos cociendo las judías verdes en una olla llena de agua. Dejamos que se cuezan a fuego fuerte hasta que las judías estén tiernas, unos 15 minutos. Las escurrimos y las reservamos a un lado.

Mientras se están cociendo, calentamos un chorrito de aceite de oliva en una sartén, a la que vamos a añadir la cebolla. La vamos a saltear durante unos minutos hasta que esté transparente.

Entonces, añadimos el ajo y lo sofreímos todo junto durante 30 segundos. Agregamos el tallo de apio picado, las zanahorias picadas y vertemos 75 ml de agua. Dejamos que se cueza durante unos 4-5 minutos hasta que los vegetales estén tiernos.

Es momento de incorporar las patatas y añadir 150 ml de agua (podemos utilizar el agua que nos ha sobrado al cocer las judías).

Lo condimentamos con sal y pimienta negra, revolvemos y cubrimos con una tapa y dejamos que se cueza hasta que las patatas estén tiernas.

Incorporamos las judías verdes que teníamos reservadas, el calabacín, los guisantes y el resto del agua, junto con la leche de almendras y lo llevamos a ebullición. Si queremos que sea más líquida, pues le añadimos más líquido (agua o leche).

Lo dejamos que se cocine unos 10 minutos, hasta que las verduras estén blandas. Agregamos el eneldo picado y el queso fresco.

Lo trituramos con ayuda de una batidora eléctrica, hasta que no que ningún grumo ni trozo. Lo servimos en caliente con una zanahoria rallada por encima y con el orégano.