Cómo hacer crema de calabacín

Recetas de crema de calabacín deliciosas

Crema de calabacín y espinacas

Crema de calabacín y espinacas

Esta crema de calabacín es perfecta para cuando acaba la primavera, cuando las verduras de verano empiezan a dar sus frutos y se puede hacer con vegetales de temporada, en todo su apogeo.

Es increíblemente fácil de hacer y está lleno de sabor, aunque hay únicamente 10 ingredientes. Pruébalo por ti mismo y lo comprenderás.

Los ingredientes que pongo a continuación son para hacer 4 raciones.

Ingredientes que vamos a utilizar:

  • 2 calabacines grandes o 4 pequeños, picados
  • 1 cebolla blanca mediana, picada
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 150 ml de nata líquida o leche evaporada
  • 750 ml de caldo de verduras
  • El zumo de 1 limón
  • Espinacas
  • 1 cucharadita de sal yodada
  • 1 pizca de pimienta negra
  • Pipas de calabaza, para decorar (opcional)

Hazlo así:

Primero preparamos todos los ingredientes. Pelamos (si queremos) los calabacines y los troceamos en trozos más o menos pequeños (no importa mucho porque luego los vamos a triturar). Pelamos y picamos la cebolla de igual manera, y los dientes de ajo también.

Una vez que lo tengamos todo pelado y picado, ponemos en una sartén amplia el aceite y lo calentamos a fuego medio. En ella vamos a añadir el calabacín, la cebolla y el ajo picado, y lo vamos a dejar sofriendo hasta que esté fragante y blando, a mi me llevó unos 15 minutos.

Es el momento de verter el caldo de verduras. Podemos añadirlo todo de golpe o bien ir añadiéndolo poco a poco, una vez que vamos que se ha consumido.

Aumentamos la temperatura para que el caldo empiece a hervir, y luego lo bajamos para que se cuezan lentamente y que absorban todo el concentrado del caldo.

Esto lo vamos a dejar tapado hasta que todos los ingredientes estén blandos, el tiempo dependerá de cuán finos hayamos picado las verduras. Al final, cuando pinchemos el calabacín con un tenedor, tiene que entrar fácilmente e incluso romperse.

En el último momento, incorporamos las espinacas. En un vaso de los que vienen con la batidora de mano, batimos el contenido de la sartén hasta que esté bien pasado y fino.

Después comprobamos el sabor y añadimos la sal, la pimienta negra y el zumo del limón. Mezclamos de nuevo y lo devolvemos a la sartén o una cazuela para volver a calentarlo. Añadimos la nata o la leche evaporada y removemos muy bien.

Una vez caliente, lo servimos con unas pipas de calabaza por encima, o incluso aguacate en láminas.

Notas: Si quieres añadir proteínas a este plato para hacerlo un plato único, puedes agregar algo orgánico, como tempeh, tofu orgánico o garbanzos.

Información nutricional por porción.

  • Calorías: 310
  • Grasas: 29 g
  • Hidratos de carbono: 11 g
  • Azúcares: 6 g
  • Proteínas: 3 g