Cómo hacer crema de calabacín

Recetas de crema de calabacín deliciosas

Crema de calabacín fácil

Crema de calabacín fácil

Una de esas recetas que se hacen en un pis plas, y que son muy saludables. Si tienes a mano unos calabacines en el frigorífico y no sabes que hacer con ellos, esto es una buena idea. Y si no hay calabacines y tienes calabazas, pues lo mismo.

Si te apetece añadir más queso, puedes incorporar más cantidad, incluso de otra variedad.

Las cantidades son para hacer de 4 a 6 raciones y el tiempo de preparación en total es de 20 minutos.

Lista de ingredientes que tienes que comprar:

  • 2 tazas de calabacín rallado sin pelar
  • 1/2 cebolla blanca picada finamente
  • 1 diente de ajo, picado
  • 500 ml de caldo de verduras (bajo en sodio)
  • 1 cucharada de albahaca fresca picada
  • 1 cucharadita de tomillo fresco picado finamente
  • 50 gramos de queso parmesano rallado
  • 50 ml de nata para cocinar o leche evaporada
  • Cáscara de limón rallada (opcional)
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Instrucciones de la receta:

Empezamos rallando los calabacines, de esta forma tardarán mucho menos es cocinarse y el tiempo se reducirá. Lo mejor es que lo hagas con una mandolina que es mucho más rápido y no te costará trabajo. También se pela la cebolla y el ajo, y se pica lo más finamente posible.

Lo ponemos todo en una olla con el caldo de verduras, la albahaca, el tomillo, la sal y la pimienta a fuego fuerte hasta que empiece a hervir. Una vez que rompa a hervir, bajamos la temperatura, y sin taparlo, dejamos que se cueza todo durante unos 10 minutos, básicamente para que se ablanden los vegetales (no importa si quedan un poco al dente, se van a triturar después).

Lo retiramos del calor y agregamos la nata líquida y el queso mientras aún está caliente, para que se derrita. Dejamos que se enfríe antes de triturarlo, es más seguro. Para acelerar el enfriamiento, podemos transferir los ingredientes a otro recipiente frío.

Con la batidora, hacemos un puré, triturando todo hasta que esté muy fino. Yo prefiero ir añadiéndolo en veces al vaso de la batidora, ya que si lo hago directamente no se me tritura todo, siempre queda algún trozo grande por la forma de la olla.

Devolvemos la crema a la olla y lo calentamos a fuego muy lento, para que no salte, hasta que esté bien caliente, que es como se tiene que servir esta crema.

Lo retiramos del fuego y lo servimos en platos o cuencos individuales. Podemos decorar con una pizca de ralladura de la cáscara de limó por encima. Esto le dará un toque cítrico super refrescante.